Cultivo hidropónico casero paso a paso

Cultivo hidropónico casero paso a paso

Cultivo hidropónico casero paso a paso

Un cultivo hidropónico es aquel en el cual se crea un sistema de riego especial, para poder regar el cultivo que se ha realizado en un lugar determinado que no es un suelo de cultivo tradicional y de manera automática. 

Dentro de este rango podremos disfrutar de un cultivo en una mesa de cultivo, huertos urbanos o por ejemplo huertos verticales. Dependiendo de tus gustos y necesidades, deberás apostar por una opción u otra. Gracia a este tipo de cultivos, podrás disfrutar de hortalizas o frutas realmente caseras y ricas.

Cómo hacer un cultivo hidropónico

Dependiendo del tipo de cultivo que vayas a realizar, deberás programar el sistema de riego para que riegue tus plantas cada X tiempo según sus necesidades. Y recuerda, no solo debes tener en cuenta el tipo de cultivo, debes mirar otras variables como la temperatura, el número de plantas, si el sol da directamente a la planta o no…

Para conseguir esto, es importante comprar unos buenos módulos, a través de los cuales la tarea será mucho más fácil. Además, si el módulo elegido es de calidad, podrás tener la seguridad de que el mismo te informará de si el depósito de agua está a punto de vaciarse para que el riego se pueda realizar sin problemas. Gracia a todo esto podrás tener la seguridad de que todo va a funcionar correctamente y por ello tu cultivo va a ir por buen camino.

Una vez visto esto, solo tendrás que realizar una buena programación, para que el riego sea el adecuado. En ningún momento deberás realizar un riego que inunde la tierra. Para conseguir una buena cosecha, siempre debes dar el aporte exacto de agua a tus plantas. Así no se estresarán y por ello conseguirás mejores resultados.

A la hora de realizar cultivos hidropónicos es importante que tengas en cuenta que el agua necesaria al principio será ligeramente superior. Por este motivo, puede ser interesante reprogramarlo para que cada 2 horas haga una recirculación de agua. Esto lo deberás tener activo durante las primeras semanas del cultivo. Lo importante es que la planta tenga la humedad que necesita para poder echar raíces en la tierra sin problemas.

Si el cultivo es exterior, ten en cuenta que el sol se llevará parte del riego. Para evitar dejar a las plantas sin humedad, puede ser interesante poner un ciclo de riego cada 2 horas aproximadamente, siempre que haga calor. En cambio, si la temperatura no es muy elevada o más bien es fresca, entonces el ciclo recomendado será cada 24 horas. Así tus plantas siempre tendrán la humedad que realmente necesitan.

Si el cultivo hidropónico se va a realizar en interior, entonces los ciclos de riego deberán ser menores. Puede ser interesante poner dos ciclos al día en los días más calurosos y un ciclo durante los días frescos. En ningún momento hagas más riegos de los debidos para evitar que las raíces se pudran y por ello puedan morir.

Beneficios de los cultivos hidropónicos

Para comenzar podemos decir que es un método de cultivo que te ayudará a ahorrar mucho dinero. Se ha demostrado a través de diferentes estudios, que el ahorro puede llegar incluso a ser del 90%, ya que se aprovecha todo. Esto hace que sea realmente rentable realizar la inversión. En muy poco tiempo conseguiremos rentabilizarla y comenzar a ahorrar.

No solo se ahorra agua, también se ahorra fertilizante. Y es que este sistema solo aporta la cantidad exacta de fertilizante para la planta, por lo que no se desaprovecha nada en el cultivo.

Otro punto a favor de este sistema es que se puede instalar en cualquier parte, gracias a que ocupa un espacio realmente muy pequeño. Los mejores modelos solo ocupan un m2, haciendo que sean muy interesantes, incluso si se usan en interior.

Si eres una persona muy ocupada, la cual no tiene tiempo para estar cada pocas horas regando tus plantas, ten en cuenta que este sistema te ayudará a ahorrar ese tiempo. Y es que al ser todo automatizado, una vez que lo tengas programado ya no te deberás preocupar de nada más que aportar el agua cuando el sistema te lo pida.

Y como tu planta estará creciendo feliz, tu podrás tener la garantía de que la producción será de calidad al igual que su color. Como la planta siempre estará perfectamente preparada, la misma siempre tendrá un color muy bonito. Así podrás estar feliz del trabajo que has estado realizando.

Y es que cultivar puede ser mucho más fácil de lo que parece. Gracias a este sistema, tener un huerto en casa es mucho más fácil que antes, por lo que te invito a probarlo.

Compártelo en tu red social: